AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

miércoles, 16 de marzo de 2011

CEREMONIALES

                                                        
Aletea un ojo contra la pared del silencio
y a la entrada de algún cuerpo muere el ojo.
Ahora
¿quién convoca a un dulce acto de fe?
Mi acto no puede ser de fe
                                     tampoco heroico.
No seré mausoleo ni súplica.
No imploraré a Dios que sacuda estos cuchillos
ni saldré al rescate del divino sepulcro.
Mi acto no será consagrado a los olivos
soy culpable del calidoscopio.
Nadie puede vindicarme.
El golpe de estado lo dimos a la mesa
cuando la cama quedó vacía de espíritu santo.
¡Ah, tantos años de historia!
¡Tantos viajes hacia el punto
                       donde queda sofocada la ternura!
Para volver a empezar necesito otra boca.
¿Cómo destrozar la entraña
si hay un horizonte y no me pertenece el mar?
Creo en Charlot pero no soy Marilyn.
Soy la premier de mis honras fúnebres.
¡Alzad la copa!
¡Por Dios, alzad la copa descojonante!
Quise hacer trampas a la luna
                sin darme cuenta de la tierra.
Tiene más dolor que ceniza el incensario
                          en la conflagración de los placeres.
Aquí hago mito.
A cada quien le corresponde algún secreto
y no son las campanas las que esputan el somnífero.
El señor cura azotará con sermones
mientras mi isla
mi bella isla desenfunde mi nombre en la tiniebla.
Perdón:
no pediré perdón por la distancia.
¡Que me ejecuten las nubes si toco a rebato!
Decir Poesía es vomitar toda la sangre.

martes, 8 de marzo de 2011

NO A LA VIOLENCIA DE GÉNERO!!!

A VECES EL BUENO GRITAR

vas a cumplir una edad que nadie sabe
una condena que no te pertenece
mientras sigues desplazada hacia la duda
cada vez
                 más cerca de la muerte.
¡qué importa si te regala rosas frescas!
¡qué importa!
siempre regresas al instante
                                    en que sobrevives
                          a la manicura del olvido
                          al desierto de la casa.
¡qué le importa tu burbuja de obediencia!
¡a él qué le importa
                 si bailas sobre el filo de su espada!
no aceptes el aplauso resignado del destino.
no seas tú quien ponga el luto cuando pasas.
álzate en los brazos de la vida.
rebélate.
coge tu estrella.
avanza.