AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

jueves, 24 de octubre de 2013

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD 
(CHARLES CHAPLIN)
Cuando me amé de verdad comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta y en el momento exacto y entonces, pude relajarme.
Hoy sé que eso tiene un nombre: AUTOESTIMA
Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades.
Hoy sé que eso es AUTENTICIDAD
Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente y comencé a ver todo lo que acontece y que contribuye a mi crecimiento.
Hoy eso se llama MADUREZ
Cuando me amé de verdad, comencé a percibir como es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, solo para realizar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o la persona no está preparada, inclusive yo mismo.
Hoy sé que el nombre de eso es RESPETO
Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas, situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio, mi razón llamó esa 
actitud: egoísmo.
Hoy se llama AMOR PROPIO
Cuando me amé de verdad, dejé de temer al tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero
y a mi propio ritmo.
Hoy sé que eso es SIMPLICIDAD
Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y con eso, erré menos veces.
Hoy descubrí que eso es la HUMILDAD
Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y preocuparme por el futuro. Ahora, 
me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez.
Y eso se llama PLENITUD
Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo 
la coloco al servicio de mi corazón, ella tiene una gran y valiosa aliada.
Todo eso es ¡SABER VIVIR!
No debemos tener miedo de confrontarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.  
 

domingo, 20 de octubre de 2013

PRESENTACIÓN DE LIBRO "A PESAR DE LA SEQUÍA"

ANTE TODO, DEBO AGRADECER AL CENTRO CULTURAL ANDALUZ DE SANT VICENÇ DE CASTELLET Y A SU PRESIDENTE, EL SEÑOR CLEMENTE CAÑADAS, POR LA ENTRAÑABLE ACOGIDA.



viernes, 18 de octubre de 2013

INVITACIÓN

                                 PRESENTACIÓN DEL LIBRO "A PESAR DE LA SEQUÍA"



Socios: Gratis
No socios: 6€

sábado, 12 de octubre de 2013

FELIZ DÍA DE LA HISPANIDAD Y DE LA RAZA

 ANTE EL MONTAJE DE TRAPO Y LENTEJUELA...

De Río Bravo a Patagonia
me deslizo en colinas de ansia
me fecundo en arroyuelos
me paro entre sábanas blancas
y respiro sin aliento
destellos de la distancia.
De Río Bravo a Patagonia
cicatriz de mi palabra
ruge la maniobra
que a tocar suelo no alcanza.
Una sola es la simiente
debatida en sus entrañas:
cuna de héroes y cantos
blande su amor y la espada.
De Río Bravo a Patagonia
va mi lengua entrelazada
al no renunciamiento
de colones y de españas.
Ruge, soberbia, mi rima
ante la historia sagrada
como puñal sin bandera
en cuerdas de una guitarra.

viernes, 4 de octubre de 2013

ORULA


 Alguna vez, cierto fraile tocó la puerta de mi choza. Y mi perro, ante su presencia, gustó de mover

la cola del modo más dulce que he visto jamás.

  El buen hombre pidió agua para lavar sus heridas. Sus sandalias habían quedado en el camino o

 las donó a algún otro vagabundo. No lo recuerdo. 

  De mi humilde cena solo probó una porción de calor y guardó un mendrugo en su alforja.

  Dijo llamarse “Il poverello d’Asssisi”. Entonces, mi inseparable compañero me lamió el alma y

partió tras él.

miércoles, 2 de octubre de 2013

SONETO QUE NO SE SALVA

Camino sobre cuerda escalofriante
que acompaña mi ronda por la vida
cuando apuesto, todo a nada, en partida
de un futuro silencio, lacerante.

Puedo ser incansable caminante
de la arcilla, la madera, el acero...
Y no importa, en el fondo, cuanto quiero
es ser ave y disparo altisonante.

Si me condena el ojo intolerante
ya sabéis que el sendero es un instante
del cual siempre he vivido convencida.

Por lo pronto, juguemos sin medida
que Vida es una carta y lo primero
es quitar nuestra carne del brasero


                                                    (y lanzar piedras con la voz)