AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

sábado, 26 de mayo de 2012

DESPUÉS DE MAÑANA...



los eternos coros
nos llenaron la boca de crímenes.
quién puede sonreír en estos días
o andar con su parsimonia
                                             en la maleta.
quién alzará la copa envenenada
para brindar por la destrucción de la fe.
las calaveras eternizan los años de luto
no amortizan la deuda con la historia
cuando nadie eleva su plegaria
                                         desde el corazón.
no quiero resplandecer con elocuencias
que pudieran parecer de bajo costo
o fotografiadas en la masacre del silencio.
no voy a confesar que estoy libre de pecado
                                           ni voy a alzar la voz.
no invento países
               ni soy de parte alguna
sola al sacrificio voy…
deserto de panfletos y comandantes
de las ganas de llorar
de los calendarios que golpean mi cabeza.
yo sé que no habrá felicidad                                                                      
tras mi felicidad terrible
que el mundo es un rincón de claroscuros
donde salvaguardo mi humanidad
                                               y su vergüenza.
 quién llorará por nosotros.
 en qué minuto soy tú
 en las calles de cualquier ciudad
entre las voces que se mezclan con la nada.


De "Reclamo del ángel agónico"

miércoles, 16 de mayo de 2012

PRESA



si pudiera escribir
llenaría las paredes de unicornios
también de orgasmos bienaventurados
                                                         y discretos
para decir otra vez
que la soledad es un insulto del que no logro escapar
que la sangre es la yunta que me tira
                                                       sombra adentro
y me cabalga
íntimamente
sobre carcomidos poemas
tras su larga carrera en tierra extraña.

sábado, 12 de mayo de 2012

SIN ACUSE DE RECIBO



la última coartada está en el antifaz.
hoy todos fuimos a parar
                            al borde del as de bastos.
aquí han sembrado su agonía los herejes
                                                   y antisistemas.
aquí yazgo
                        y voy hacia el grito.
ningún consuelo hace el ruido necesario.
nadie hinca su rodilla en el poema
ni acuna mi arrogancia
          o pone versículos en el ayuno
                                       bajo pena capital.
la última coartada estuvo en el ciego
cuando vio
                    y le obligaron a callar los ojos.

jueves, 10 de mayo de 2012

ROMPECABEZAS


no sé cómo esperar por el milagro
                                    que despeine al sueño.
no sé metamorfosear mis ganas en brújula
                o ser el fantasma de mi propio fantasma.
dame tus manos y tomaré la tierra
subiré a la última colina
                            y bajaré a Dios de su estrado.
dime viento
         arrecife
         diosa-amor-musaraña.
dime cuándo me silencié
en qué boca olvidé las azucenas
qué ángel excavó mis grutas.
dime si aún queda lugar para mis manos
en cuál lecho sembrar tanta poesía.

domingo, 6 de mayo de 2012

MADRE EN SONETO



traigo las manos llenas de tu amor
en la frente conservo el primer beso.
cuando mi ardiente anhelo estaba preso
fuiste brisa que alivió su dolor.

no hay barrera imposible por quererte
que mi gesto atraviese desmedido.
ni huracanes, montañas ni el olvido
doblegarán mi afán de ser más fuerte.

no hay pájaro maldito ni demonio
que logren mancillar esta alegría.
una lágrima tuya es patrimonio

de mi pausado andar en agonía.
eterna es la partida contra el odio,
es cordón que nos ata, madre mía.


                                                                                             de "Amores en soneto"

sábado, 5 de mayo de 2012

LA CRUZ O LA ESPADA


Sin quererlo he sido la beata.
¿Cómo remendar la historia o remontar el vuelo?
Nunca sabré si los hombres me han perdonado.
Sólo sé que Dios termina en el silencio.
Recuerdo tus manos
llenas de cortes celestiales y laureles
tus ojos
      -como el fuego-
               endemoniadamente hermosos.
Un cometa rasura los olvidos
te abandona en la piel de mi renuncia.
Es el olor de la lluvia
diluvio universal
                 que sorprende a mi vientre.
Alguna vez creí en la fertilidad
                                                 y fue quimera.
Alguien dibuja girasoles en el espejo.
Es tu ausencia.
No importa si el inquisidor
            me clava buitres en el pecho:
también el verdugo es obra de Dios.

miércoles, 2 de mayo de 2012

ETERNAMENTE


el silencio convoca a las jaurías.
tengo un cuchillo
                          atravesado en la garganta
mas no poseo leyendas
                    donde arruinar el testimonio.
sólo está mi sangre
                               desnuda
sentada en la paciencia de la vida
detrás del enrejado.

                                       La Habana, 1993