AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

sábado, 26 de mayo de 2012

DESPUÉS DE MAÑANA...



los eternos coros
nos llenaron la boca de crímenes.
quién puede sonreír en estos días
o andar con su parsimonia
                                             en la maleta.
quién alzará la copa envenenada
para brindar por la destrucción de la fe.
las calaveras eternizan los años de luto
no amortizan la deuda con la historia
cuando nadie eleva su plegaria
                                         desde el corazón.
no quiero resplandecer con elocuencias
que pudieran parecer de bajo costo
o fotografiadas en la masacre del silencio.
no voy a confesar que estoy libre de pecado
                                           ni voy a alzar la voz.
no invento países
               ni soy de parte alguna
sola al sacrificio voy…
deserto de panfletos y comandantes
de las ganas de llorar
de los calendarios que golpean mi cabeza.
yo sé que no habrá felicidad                                                                      
tras mi felicidad terrible
que el mundo es un rincón de claroscuros
donde salvaguardo mi humanidad
                                               y su vergüenza.
 quién llorará por nosotros.
 en qué minuto soy tú
 en las calles de cualquier ciudad
entre las voces que se mezclan con la nada.


De "Reclamo del ángel agónico"

2 comentarios:

  1. ¡¡Zuuuuuuuuuuuuuuuuuups!!
    Apabullantemente HERMOSO amiga flor de lis... aún estoy levitando en una nube, y no volando con mi escoba.
    Un beso grande, de la brujita MORIMÓ.

    ResponderEliminar
  2. Cuánta sabiduría demuestra el conjunto de tu obra!

    ResponderEliminar