AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

martes, 29 de noviembre de 2011

De RÉQUIEM POR UNA SOMBRA

APARIENCIA

cuando en la casa no caben los recuerdos
mi calle se desborda en el mundo
y soy tan grotesca
que me deshago en sonrisas
me desdoblo
en plena ofrenda de paradojas
que me hacen cotidiana
y altisonante
cuando la pura verdad es que no estoy
no soy siquiera la sombra.

viernes, 25 de noviembre de 2011

DESCARGA CONTRA EL MAL LLAMADO HOMBRE DE LAS CAVERNAS



he salido a buscarme en las pancartas
bajo el aluvión de ira
y de relámpagos
que acompañan la espuma de nuestra sangre
para corroborar
una vez más
como cada segundo
es decir
como cada milésima de segundo
que apestas.
no sé cuál plan urdes para escapar de la muchedumbre
y de esta inmensa voz
que desde el sollozo se convierte en puño
es decir
devuelve tu propia violencia
gravemente afectada de machismo
y de poca hombría a la vez.
parece que quieres convertirte en epidemia:
epidermis rugosa de La Creación
epicentro de las malas noticias
epigástrico de los comederos de estrellas
epiebrio
epidrogo
pero nunca epiloco
bajo el eco que silencia a las montañas.
el 2011 muestra tu saliva prehistórica
y no puedes dar un paso
sin que te asalte el miedo
es decir
un milímetro de paso:
¡tu perversión es tan ridícula!
¿qué bestia ha podido diseñar tu terrible estupidez?
ya los pájaros no te guardan el secreto
no quieren picotear tu ojo dormido
ni aletear entre las bocanadas de odio
expulsadas en torno a los relojes.
ya no crecen tus incendios corporales
donde la horca pende de la bragueta
para no perdonarte a ti mismo.
perdón
ya sé que estás colgado por los huevos
sin presunción de inocencia
porque simplemente has dejado de existir.
ya ves cómo te golpeo
cómo suelo pisotear tu hombría
o sea:
tu hambruna
aclaro:
tu no
tu nada
tu ninguno
hasta que te disgregues en el barro donde el cerdo se revuelca…
¡pobre cerdo!

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Del cuaderno de Prosa Poética DE QUIMERAS

CRÁPULA

Soy el crepúsculo indócil. Abro fuego contra el ansia que golpea dentro y acuchillo el corazón de los infieles. Soy mi hoguera y quiero gritar la desolación del mundo. Debo escupir sobre las ruinas de la carne. Si fuera Juana de Arco, pero no... Un caballo patea mi herida en la noche con sed de venganza. Y mi cama sola, solemne, medieval… ¿Qué estoy haciendo con mis uñas cuando puedo entonar una espada? Alguna canción late en la memoria de las calles sin tiempo. Ya puedo purgar mi síndrome en claustrofobia… ¿Quién vendrá a flagelarme entonces? ¿Con cuál látigo hará pedazos mi silencio? Hoy marchitan las palabras en los ojos… ¿Cómo confesar? Ha llegado el más brutal Tiempo de los Asesinos cuando la luna baja a mi ventana. He podido poner los pies sobre ovejas malditas para enviar el vellocino hacia otro sueño… ¡Oh, vírgenes falsas! ¿Quién consagra otro coliseo? ¿De qué péndulo ahorcarme? ¿Quién gritará por mí, ahora que regreso en menguante? ¿A cuál tortura someterme? ¿De qué labios podré hablar con cierto amor? Siempre acontece el espejismo… ¡Oh, ciudad del alma! Venus es el monólogo de Dios aunque se me condena por mi actual debilidad… Puedo ser Juana de Arco. ¿Merece la pena? Siempre sueño con mi barca de papel... ¿Cuál agua arrastra su memoria mientras logro encallar a la deriva de un beso o zozobro en la nostalgia? ¿Quién integra el ámbito de mi sed? Hoy soy mi propio semejante y me compadezco. Soporto la herejía como otras claridades que vienen a morir entre mis piernas. El ego revolotea en el umbral de la otra vida sumergido entre ausencias inútiles en el Gólgota mío… ¿Mañana quién podrá fusilarme? La verdad deja de ser verdad. Ya comienzan a madurar las piedras y mis amores, en el odio o la añoranza… Soy Juana de Arco… ¿Cómo es posible padecer este disfraz de luciérnaga pura y en celo? ¿Qué más da? ¿Cómo es posible mi estado de sitio? ¿Cómo puedo ser el fósil en un poema? Mi raza pertenece al silencio y nadie podrá gritar por mí… Nadie me debe un padrenuestro ni flores blancas a la hora del crimen… ¿Qué mano apretará esta garganta de polvo? El asfalto arruinado es mi piel; la ciudad, mi corazón: rústica sombra. Soy la jauría… El mundo sobre mí denigra su condición de fuego, pero alguien calzará abismos y encenderá una plegaria… Sabe lo que duele mi amor. Sólo así me hará justicia.

jueves, 17 de noviembre de 2011

SIEMPRE NUNCA


No pude quitarme el caos de la cabeza
con esta almohada sobre la boca.
No me oyen:
¡son fantasmas!
La pupila ha de llevarme a la perdición.
El reloj se detiene.
¿Quién encenderá una rosa en mis labios?
Hoy cantan los ángeles
pero falta la música.
La cábala muestra mi agonía
de espalda a las estrellas.
Nunca rasgué las cuerdas para mi cuello
me dejé colgar de unos ojos alucinados.
Yo era el fósil
la misma luz irreverente…
Marca secreta es nuestra sangre.
¡Ojalá que el alba bese mi abanico!
Un calor en nupcias y mortal
está a punto de descubrirme
en la celda del látigo y el sueño.
¿Quién abrirá los caminos ahora
que tanta vastedad quema los dedos?
¡Ojalá que el deseo se impregne
de eclipse lunar!
Nadie entra por el techo para revolver la nostalgia.
Cualquier cosa puede ser
las cuatro esquinas del mundo.
Voy a colocar ofrendas
por si queda algo de humedad.
¿Quién edita mi poema a la demencia
a la fatiga que produce revolcarme en el exilio?
Una bestia reclama brida entre mis piernas.
¡No es Rocinante!
Mis cúmulos se amotinan en la ojera
y la vida
salta limpia en mis ovarios.
¡Aleluya!
Puedo enfermar de suicidio
pero las palabras no bastan
para morir de pie frente a la ausencia.
¡Que nadie vomite mi esqueleto!
¡Que sólo escupa una paloma
portadora del mensaje!
Todos los caminos no conducen a la libertad.
No hay antídoto para la tristeza.
¿Qué remedio puede existir
cuando escribo epitafios o mato el tiempo
entre las garras de una sombra?

martes, 8 de noviembre de 2011

De LA RUEDA DEL SILENCIO

Voy a bendecir el día de mañana
el himno
inmortalizado en cada mártir
la bandera
que puede no ser nuestra enseña patria
pero sí la del exilio
que es el cielo…
con un eterno canto
frecuento los adoquines de mi corazón:
¡gastados huesos de La Habana!

sábado, 5 de noviembre de 2011

SÍNTESIS DEL ENCUENTRO CONMIGO EN BÚSQUEDA DE NUEVAS JAURÍAS

Ahora puede estar lloviendo en La Habana
mientras mi corazón
es la cuota de humor negro a la deriva
en medio de un suspiro.
Mi rabia es la de cualquier ciudadano simple
que vomita su dolencia entre las horas.
Sé que la lengua es un pecado
dulcemente atroz.

a esta hora llueve en La Habana
y tú esperas por algún verso inútil
que diga te amo te amo
con su monotonía salvaje.
En tanto
mamá cuece el frijol de contrabando
para el próximo festín.
Ella sabe que no estaré
que es lejano el regreso a su mesa
de tercer mundo.
Pero qué más da
si me alzo y camino hacia donde no hay caminos:
sólo senderos transitables por la quimera
de un loco amor
donde empiezo a esculpir nuevos rosarios.

el agua gotea al sur de la memoria
rompe mi navío.

martes, 1 de noviembre de 2011

HALLOWEEN: VISTA PREVIA

soy poeta de esquinas y suburbio
y trato de empuñar cada tormenta
con un verbo manso
pero no.
estos días de octubre son nublados
y no hay abrigo
ni camisa de fuerza
en la plegaria.
los muertos permanecen moribundos
a la mesa de los cantares
y silencios
ociosos
olvidadizos entre el plomo de la vida
para que el gato negro recicle el maleficio.
pero no.
no sé si debo hacer un brindis
en las catacumbas de la memoria
bajo este viento de crisantemos
que se quita el pantalón entre mis manos.
apenas amanece
he terminado mi jornal de café
entre Hombre Lobo
algún que otro comandante
y mi pedazo de exorcismo
para que no cunda el pánico
entre los supuestos normales.
ahora
acaba de amanecer y hay bruma en casa
hay engendros y osadías
que debo atravesar
con el filo de mi orgasmo.