AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

domingo, 30 de abril de 2017

RETO


RETO
Mi corazón acepta la candidatura
a la gran epopeya de un siglo sin luz.
No voy a perderme en manantiales de ficción
ahora
cuando mi alma se viste de enjambre
entre paredones de falsa doctrina.
Tampoco gustaré de la miel.
Mi dolor transporta piedras como lunas
y conserva la honda de David.

MDenis©contraelmurodeloscastos

viernes, 28 de abril de 2017

e-mail recibido sobre MANUSCRITO HALLADO ENTRE MOLINOS DE VIENTO y que de corazón agradezco...


Los manuscritos de Marlene…
Recibidos
x
https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/profile_mask2.png
marco tulio del arca
1:40 (hace 5 horas)
https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif
https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif
https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif
para mí
https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif


Hermana, llegó tu esperado libro. Es emocionante. Muy buen trabajo, tiene la fuerza, lo vital y la razón lingüística que adorna la península de la palabra, gran lucidez, dominio y aplomo verbal. Un lenguaje signado por la configuración del mundo interior que estructura versos llenos de ética y estética, disciplina y responsabilidad. Hay un justo y preciso manejo de las frases que adornan cada inspiración y las torna  un digno universo del pensamiento. Es una obra  enmarcada en la autenticidad y el valor que caracteriza la hermosa elaboración del poema, esa pieza puntual que se introduce en la versatilidad del tiempo reinante en la campiña de España y frente  a los molinos de viento  que el viejo caballero confundió con  retadores gigantes. Un sentido de la búsqueda constante y firme, una vertical esencia que se va haciendo equilibrio en cada letra inmersa en su pasión poética y en los claros horizontes de su afán por hacer a su manera esa ruta que se abre en el orto de cada testimonio donde los contenidos se vuelven un camino libre de mustios sueños, de inútiles ataduras y de puntos adversos al panorama literario. En los desbordes de la luz pueden observarse los toques de la delicadeza orientados a la sencillez y al encanto de esa cierta dosis de inocencia que muchas veces le da color, musicalidad y esmero al texto, esto le permite desglosar una calificación poética muy convincente y representativa. Sin duda un poemario con hondo significado. Es la elocuencia de la lanza en ristre del ayer a la par de la modernidad de los espejos en las esquinas del presente y del futuro. Poesía para refrescarnos. Poesía para pensar. Poesía para analizar y recordar. Poesía para razonar, actuar y visualizar. Un canto a la espesura de la creación, un pañuelo limpio envuelto en la dignidad y la sensibilidad, solo posible en el talento de un buen elaborador de bellas y atractivas elaboraciones. Más madura, así tenía que ser, la poeta traza las ideas con delicadeza, respeto y pureza, es en síntesis un poeta, no una poeta. Los manuscritos de Marlene están marcados con la tinta de su interior, de su  vida inserta en la nobleza de una luna sentada en la mirada de una noche hecha de paz, solidaridad y esperanza... Una obra cautivadora, precisa y esencial. Poesía con alas de mar. Rocinante de trotar seguro, poesía de grito vital, a veces de olor social y de oxigenación amorosa. En síntesis: poesía y poeta de verdad. Lo digo y lo afirmo. Estoy feliz.

sábado, 22 de abril de 2017

MIS LIBROS EXPUESTOS EN LA FERIA


CANTO EN ACRÓSTICO A LA ESPERANZA

CANTO EN ACRÓSTICO A LA ESPERANZA
                                        (como siempre, recordando a Federico)
Tierra tan sólo… Barro
Ilusión que desata los limbos
En precoz bienvenida a las almas
Romperé el lazo que me ata al olvido
Rugiré cual bestia que lame tu mano
Aún esperas por el júbilo eterno

Tengo por escudo la palabra
Antes y después mi anonimato
Normalmente en el punto de partida

Sólo Tierra
O Todo:
Lejanía
Omnipresente.

Tierra tan sólo: Pasto
Irreverente que me habita
Eres tú
Rosal, lago, la paz en quimera
Resina donde hundo el esqueleto
Ahora y después, Madre Nuestra.

                                                      MDenis©2013cantaresdemiplumasombría


sábado, 15 de abril de 2017

EPÍSTOLAS DEL HIJO


Acadêmica: Marlene Denis
Patrono: José Martí
Cadeira 85
Postagem oficial del día 15 de abril de 2017


Epístolas de El Hijo

IV
Es el sueño no imputable a los astros quien podrá explicar este golpe. He roto las tablas de la ley. 
Judea podrá ser la amada perfecta, pero no lo es. No quiero réquiem por la inocencia. Aquí no hay 
inocentes. Justos y pecadores son tu propio delirio. Acomódame sobre las rocas, sobre puntos 
suspensivos... Déjame llegar en paloma a los verdes limbos de La Creación. ¡Hosanna! Hasta 
entonces bendíceme en el nombre de la paciencia. El séquito mercenario NO PASARÁ. Tampoco lo 
quiero. Asumí la claridad de los placeres y no opto por la recompensa de El Edén. Ya mi sangre rueda
por tus manos. ¡No hay elegía posible! Olvídame en los domingos sin afeites y sin misa o 
recuérdame mientras desandas el barro.

XXIII
Mientras las serpientes no quemen su veneno habrá un hombre dispuesto al sacrificio, un holocausto 
sobre las ruinas, otra promesa… Puedo violar los mandamientos con el labio que ya no besa, con la 
orgía sacramental de otro cuerpo -no el que me diste-. Soy la unidad entre la sombra y mis clavos 
pero puedo parir una luciérnaga. No necesito la silla para arrojar el cansancio ni el corazón. ¡Ya no!
La llanura está desierta. La montaña también. Los que no han partido preparan la valija con su 
pedazo de fe. Sobre la cruz siempre habrá un cielo y sobre el cielo, otra fosa común.

XXXVII
No puedo ir al mar. ¿Ya para qué? Alguno quiere cortarse las venas, pero la cábala es irrefutable. 
¿Cuántos hijos ofreces al monstruo? ¿Cuántos caen en la boca de escualo? ¡Y dices que esto es 
perdonable! Las pantallas están vacías, como siempre… Hay una esperanza anclada en lo profundo y 
no es un titanic. Da voces de éxodo, bocanadas de agonía... Las manos de aplaudir ahora, 
fabricarán su barca después. ¿Quién asegura que esto no es vana costumbre? Aquel que me 
niegue tres veces, me besará mil. Sobre un tablero de agua nos mantendremos en jaque. ¿Cuál es la 
maldita verdad en todo esto? Se me están gastando los pies entre mi casa y la bahía, y no 
respondes. Ni siquiera poseo un ala de mariposa para abanicar mi delirio ni otra reflexión con 
la que especular. No encuentro un funeral que nos invite a morir.