AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

domingo, 30 de abril de 2017

RETO


RETO
Mi corazón acepta la candidatura
a la gran epopeya de un siglo sin luz.
No voy a perderme en manantiales de ficción
ahora
cuando mi alma se viste de enjambre
entre paredones de falsa doctrina.
Tampoco gustaré de la miel.
Mi dolor transporta piedras como lunas
y conserva la honda de David.

MDenis©contraelmurodeloscastos

2 comentarios:

  1. Será necesaria Marlene... si acierto tu oscuridad, van a hacer falta muchas piedras de luz para disiparla, tan ancha como se revela. Y muchos ojos.

    Precioso poema, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Licaón,como siempre, tan gentil!

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar