AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

domingo, 29 de marzo de 2015

De: PADRE

Llevo fiebre en los libros
que sitúan al cordero
                            sobre el prado del alma
y le hacen pastar en mis melancolías.
Los ángeles perdieron el sendero
y es que las nubes merodean
                       mi instinto de tórtola.
¡Ya no rezo!
Soy la muchacha vieja que lamenta su jauría
entre pañuelos
y desboca un holocausto de corazones
                                         encima de la mesa.

jueves, 19 de marzo de 2015

LEY DE VIDA

Padre
aquí la zona de tu ausencia se torna fría
                               con fragmentos de incertidumbre.
Aquí el tiempo no cuenta
ni la altisonancia de darnos por vencidos
                                             entre las piedras del sendero.
No voy a reclamar el favor de los dioses
para disimular el hielo en mi ventana
                        ni la carencia de nuestras calles rotas.
No voy a maldecir el incremento de la maldad
que no pudiste prevenir con la sonrisa de entonces
                            (cuando apenas jugábamos a evadir la censura
                                                                y me decías “anda, sé libre”)
Padre
hace tiempo que nos faltas.
Hace tiempo que se tuerce mi vigilia
y no consumo un gramo de inocencia.
No sé cómo pudiste marchar de repente y tan hermoso
                                                         sin tocar el mar de nuestro sueño.
No sé cómo olvidamos despedirnos
antes de transformarnos en monedas al aire.

miércoles, 11 de marzo de 2015

Oreja de Van Gogh Jueves 11 de Marzo Extra Clip

DESDE AQUEL ONCE

Todos conservan cicatrices
                                                                       -acústicas
                                                                        perfumadas de inocencia-
de aquel jueves en Madrid.
Puedo engendrar la palabrota
                                                                       -no cabe el eufemismo-
para describir la longitud de mi caverna sangrante
y los túneles del odio.

¡Cuánta fetidez entre los muros del recuerdo!