AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

domingo, 6 de mayo de 2012

MADRE EN SONETO



traigo las manos llenas de tu amor
en la frente conservo el primer beso.
cuando mi ardiente anhelo estaba preso
fuiste brisa que alivió su dolor.

no hay barrera imposible por quererte
que mi gesto atraviese desmedido.
ni huracanes, montañas ni el olvido
doblegarán mi afán de ser más fuerte.

no hay pájaro maldito ni demonio
que logren mancillar esta alegría.
una lágrima tuya es patrimonio

de mi pausado andar en agonía.
eterna es la partida contra el odio,
es cordón que nos ata, madre mía.


                                                                                             de "Amores en soneto"

1 comentario:

  1. Pocas veces se encuentran sonetos tan perfectos tanto en la rima como en la métrica.
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar