AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

martes, 3 de mayo de 2011

DOS PATRIAS TENGO


quemé la corteza de mi sombra.
en la punta de la ballesta
                 colgué el seudónimo
                             y me disparé a mí misma.
recogí la maleta de palabras
para suplir los últimos sucesos
                     que urgían de alguna tempestad.
detrás del horizonte hay una máscara
                     que envenena a las gaviotas
y no hay más que este perderme
                            en arrebatos clandestinos
no hay más
             que unos versos jamás escuchados…
qué más da:
soy la tinta de mi sangre
                          ensangrentada.
me alienta el aire que roza la pupila
                      y engrandece el camino a borbotones.
me alimenta la poesía sin fronteras
el escarabajo
             que recorre los matices de mi pueblo
el cielo que fecunda una promesa.
me levanta
el suelo de la patria que me abriga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario