AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

martes, 15 de abril de 2014

MARTES

                                                                   Tomó entonces Pilato a Jesús y mandó azotarle
                                                                                              Juan 19,1


después vino el insomnio. La flagelación. Zurcir la huella del látigo hubiera sido como soltar un ramo de mariposas entre el enrejado del corazón. Pero no... Alguien toca el arpa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario