AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

sábado, 19 de abril de 2014

SÁBADO

                                                                                                               Resucitó, no está aquí
                                                                                                                        Marcos 16,6

El martirio fue alguna vez reconocer la creación infinita y no poder contra la maldad. El martirio no fue El Gólgota: fue el deseo. Todo se cumple. Regreso al polvo. De mis heridas brota el Árbol Eterno y doy sombra… Si alguien mutila mis manos, sírvame una copa. Así he palpitado y regresaré cada cuaresma. Será como hurgar entre recuerdos los asuntos peligrosos del corazón. Si queda algo de rabia en mí, es que estas mismas manos se atrevieron a lanzar su alma por el despeñadero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario