AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

martes, 11 de noviembre de 2014

De: GRITO DEL INDIGNADO

un océano de ira
tiene el poder adquisitivo de la muerte.
Atraviesa el corazón
mientras toco las puertas del infierno
y pido perdón por aquello que infringí
                       por lo que olvidé
                       por mis carencias…
Abrumador es el latido del psicofármaco
                              en mi copa de nostalgias
                       en mi infinita reserva de mal vino
         en los préstamos a los que no acudí en la sobrevida
para merecer la legitimidad de un documento.
Todo me niega y encandila el horizonte.
No soy letrero bajo los neones de la ciudad
                                        con tanto buitre suelto.
Algo se rebela entre mis dientes.
Me descubre.


2 comentarios:

  1. Me maravillas con estos poemas, donde tus reflexiones vuelan alto, amiga.

    Mucho tu oficio y talento.

    Un beso, admirado.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, querido Pichy. Son las circunstancias...
    Otro gran beso para ti.

    ResponderEliminar