AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

martes, 30 de diciembre de 2014

ME SUMO A LA TRIBUNA ABIERTA DE LA HABANA. "YO TAMBIÉN EXIJO"

NOTA DE PRENSA
                                                                   iba a escribir un poema y me salió una espada…

Si algo rompió fue la gota de agua en el arrecife, la lágrima en el suspiro… Esta soledad es el agravio a mi tolerancia… ¡Oh, dioses, aplacad al dinosaurio que agita las murallas! “Condenadme, no importa”. No importa… Te digo que el cielo echa raíces y son pervertidas las estrellas trashumantes. Pagué mis cuarentenas sobre una isla que se llama Amor. Pagué con mi lengua el silencio y alguien se atreve a besarme ahora… Este cáliz amargo se derrama en equinoccios… Soy la histeria, o sea, la historia.  Condenadme… Soy quien murió clavándose espinas una y otra vez. Mis cardiogramas son jeroglíficos universales.

                                                  se presta una mujer por tiempo indefinido
                                                  avisen a su amante…


Yo me llamo Troya o, mejor, Habana… Dejé a Jesús ardiendo en mi latido y me fui al mar como cualquier fantasma insumiso… Solo quedan doce hombres para sepultar el pasado y una voz que apenas reconozco… Habrá floresta… He comenzado a sangrar. Sé que no puedo perderme en la plegaria de los sutiles. Reencarno en una hoja de papel que alguien se atreve a manchar con mentiras. ¿Cómo gritar mis cascadas? El matarife viene con su séquito de arcángeles… Condenadme otra vez… Es el poema que debo a la memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario