AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

miércoles, 11 de febrero de 2015

De: BAJO EL CIELO DEL EXILIO

SIN MARCHA ATRÁS

A pesar del tiempo y de la nieve recorro nuestras calles:
                                                                                               Oh La Habana
                                                                                               Habana mía
                                                                                               Hermosa Habana…
A pesar del tiempo me acuesto con Martí
                                                          Miguel Hernández
                                                          Vallejo y quién sabe
todos a la vez: ¡la gran orgía!
Asisto al concierto de las aves
y pregunto:
                     ¿de dónde vienen?
                     ¿hacia dónde van?
Siempre alguna paloma trae el mensaje.
A pesar del tiempo
          picoteo en los corazones
mas esto no debe ser un poema intimista
no puede ser el remanso de mi alma
no quiere ser
                               siquiera el intento de un poema.
Acaso es el pálpito
              centinela ilusorio
o la deuda que no sé cómo saldar.
No hay regreso posible
ni trastornos de conducta
ni olvidos o quimeras
         ni tontas depresiones o escarabajos.
La lontananza es un pañuelo de suspiros…
A pesar de todo
hay mucho dolor como un gran gozo personal.
Sí.
No sé qué debo llevar para volver a luchar
                      por lo que ya deja de ser convincente.
No hay enigmas.
Existen versos que se debaten de angustia
mientras la imagen puede reposar entre líneas
                                      o reprimir cada emboscada.
La verdad no debe avergonzarnos
ni incinerarse en la tea del silencio.
La verdad
la pura verdad es que nunca hay nada seguro
ni siquiera al otro lado del océano.

3 comentarios:

  1. Qué bien logrado se me da este poema, amiga. Estupendo!

    Beso

    ResponderEliminar
  2. Ah...también habemos revolucionarios exiliados en las calles de esta Habana, amiga.
    Y, no sé si la tenemos más fácil o más difícil. Sí sé, que pocos lo entienden, y los más nos califican a sus extremos —para la mayoría todo es blanco o negro, sin tolerancia alguna—.

    Cuídate

    ResponderEliminar
  3. Ay, querido Pichy, lo sé, y no sabes cuánto me duele... Fácil no puede ser: quien vivió los dos exilios lo puede testificar...
    Cuídate tú, y ahora más que nunca.
    Un beso.

    ResponderEliminar