AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

lunes, 7 de septiembre de 2015

CRÓNICA DEL 5º VERMUT POÉTICO por Joan Lluis Sagués Alvarez / 6 septiembre, 2015 /

Vermut literario «Y nos entregamos corales»

   

Crónica del quinto vermut poético en Contenciós poscavourià – Papers
en el que 19 personas nos abrimos para que los otros 18 nos descubran.

Papers1
Qué hacen, si no ultrajarse, un poeta con dos hijos, una pareja con la imaginación en la mirada, las dos orillas de un pintor con los océanos lejanos, un fotógrafo de agostos amazónicos, un cantautor de azules, un empresario de reformas, un patio, una profesora botánica, mi hermana, las amigas de mis amigas (artistas o no), los vecinos de escalas y de mi familia, tres patas, diecinueve todos
Mas la vida, discurriendo ineludible,
su amorosa mano extiende sin demora
a quien ultrajar pretende insensible
o al ultrajado que su infortunio llora.
Qué hacen, si no asombrarse, al escuchar de mi voz los irregulares del poeta que eleva la nota mediocre de una mezzosoprano
Qualsevol dia em fotré
una bossa al cap.
I ho escriuré
en versos irregulars,
només per a ser recitat
en vetllades de poetes.
El cantautor recita un Armangué de metal y una canción de lunas y arcos y se agita la poeta, a pesar de la sequía, tras recitar un libro escondido, cuando empiezo, científico, a recitar «No descendemos del mono». Y deambulan por el cuarto los adentros del patio, en la amistad reconocida de un interior rico y un amanecer dorado, mezclándose entre el otoño del patriarca y la inmensidad de una espalda, hasta que aparecen diosas y astronautas
El astronauta quedó vagando en la gravedad
de aquella que fue su casa, atrayéndolo
poco a poco, como un recuerdo que al final
acabaría aplastado contra la superficie de lo terrenal.
Queda en el recuerdo la imagen de mí mismo leyendo tras el cristal lluvioso y cada vez con más apuro, mis notas a pie de rey, sin numerar los actos, guiándome tan sólo en una casa sin sillas
solo
en una casa vacía
en contacto con todo
sin ver a nadie
y el viento
el viento que aúlla
y aúlla
y aúlla
esto
O el descubrimiento de un Dante tras la cama, de una tal Perla y los quince pasos verticales, en cuatro apuntes seguidos, de una hija de una costilla de una imagen de un dios que se asemeja al reflejo proyectado en el agua
apresurados pies arrastran
un yugo cada uno
siempre la misma hora
siempre el mismo pasillo
siempre la misma máscara
siempre todos con su cruz
arando cemento

Hace solo siete meses que empecé a caminar como librería de facto, la idea era, y es, ser independiente de todo y de todos, pero cada vez se anudan más lazos. Esta excusa, reunirse a la hora del vermut, es la forma de acercar mis dioses (poetas, editoriales, distribuidora) a quien es su público natural; un público que me ofrece a su vez su arte, sus venas y su obra.


Referencias:
A la luz de la luna de Gilma C. Arevalo Bartra
Vermell de Santiago Rufas i Gregori
A pesar de la sequía de Marlene Denis
Estats del metall de Sílvia Armangué
Principio de gravedad de Vicente Velasco Montoya
Gretl de Antonio Medinilla
Dos poemas de la revista de poesía La Galla Ciencia de Perla Rivero y Ernesto Cardenal
Ningún mapa es seguro de Eva Gallud
El título de esta crónica es un verso de Antonio Medinilla en su Gretl:
recuerdo la hierba herida
como un pecho helado
que sangrara espadas
no me quejo del río gretl
que arrastra la noche
de los hombres hasta el mar
tú y yo
nos entregamos corales
en el fondo del mar
[Las imágines que ilustran el texto son de Josep Pallarès]

1 comentario: