AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

martes, 29 de diciembre de 2015

DESDE LA SUMISA ANARQUÍA DE LOS MEDITABUNDOS HUESOS

Llueven estrellas apagadas,
laberintos
                en medio de la sequía
y, a veces, de la locura
donde cobijarse puede ser esputar
                                sobre la inmundicia
y servir de pararrayos
                         o paratristezas en rebelión
de hordas invisibles,
de escrúpulos sedientos de nuevo caos.
Llueven arengas,
rescoldos,
superfluas máscaras sobre escombros bizantinos
donde cobijarse puede hacer saltar la chispa
de los incrédulos
tras una tenue reconciliación del viento
                                  con los dioses de estopa.
Llueven simulacros,
terrícolas iracundos, moléculas,
escarabajos de nieve,
                               tundras,
                                     unicornios…
enumeración infinita y no recomendada
sobre el paisaje asfixiado entre las piedras.

1 comentario: