AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

jueves, 10 de marzo de 2016

DESDE ISLA NEGRA...

                                                                                               (Pág.54)
RECUERDOS DE INFANCIA
Me enamoré de un gato. Un gato cubano que entonaba baladas en el alféizar de mi ventana, pintaba corazones en la pared mientras subía al tejado y retozaba con mis cuadernos para que los deberes estudiantiles fueran más amenos.
Cada noche cazaba estrellas mientras creía que eran sardinas juguetonas en la inmensa morada del silencio y, a la mañana siguiente, los ratones del barrio acudían a él para jugar a las canicas que los niños olvidaban en las aceras.
No tuve otro remedio que enamorarme del gato, y ese amor platónico me obligó a cargarlo en la maleta entre libros, lápices y canciones que compartía con los chicos de la escuela cuando, ya grande, me hice maestra.
Siempre asumí que el gato no era mío, aunque una señora enorme, enorme… llamada Teresita Fernández, compartió a su gato entre todas las generaciones, por los siglos de los siglos de la bondad.
Teresita se fue un día, pero el gatico permanece zambullido en los discos y sale a flote cada mañana, como si siempre fuera un día de fiesta para jugar con ese gran sol donde ella sonríe.
El gato del que me enamoré, tiene unos bigotes tan largos que, por ellos, se desliza el recuerdo. Lo convertí en mi amuleto y se llama Vinagrito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario