AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

viernes, 25 de marzo de 2016

VIERNES


VIERNES
                                                             Clamando con una voz muy fuerte dijo: 
                                                    Padre mío, en tus manos encomiendo mi espíritu

                                                                             Lucas 23,46

Dios mío, ¿por qué me has abandonado? La vida se posó en mi hombro cuando compartieron mis ropas y echaron a suertes mi poesía.  Tuve sed y soporté el ansia infinita de la carne. Aquí pondrás los labios porque el amor deja huellas profundas… De lo contrario, los hombres se perderán para siempre… Luego desclavaré mi cuerpo. Mi sangre inundará las calles, los corazones…  ¡Pero la gente no dejará de traicionar!


Marlene Denis©La Habana, 1992

No hay comentarios:

Publicar un comentario