AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

viernes, 22 de abril de 2016

CABALGA LORCA POR MIS OJOS DE TIERRA



 I

Tan sólo guijarros llevo
en mi puño de añoranza
de tanto arañar la vida
de tanto morder mi alma.

En víspera de la alegría
peina el sol su rubia barba.
Larga cabellera de oro
acaricia estas montañas.

En la fiebre del delirio
eres noble camarada
crecida en las cicatrices
tan altas como las palmas.

Mi voz en la sierra viste
su misionera templanza.
Trinan, alegres, los pájaros
y repican las campanas.

Tierra solamente. Y tanto...


Del libro A PESAR DE LA SEQUÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario