AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

viernes, 19 de agosto de 2016

TROZOS DE LORCA EN MI PLUMA SOMBRÍA


TROZOS DE LORCA EN MI PLUMA SOMBRÍA
                             
No sé si la tierra o la luna marchitan
como pétalos de lluvia en esta página
                                    cubierta de relámpagos.
Ignoro si un poema es suficiente
para revestir la sepultura de los inmortales
                                         que habitan el eco de la noche
pero de aquí se despeñan las palabras.
Ellas mecen tus cantos en La Habana
                       y merodean la ciudad deforme del recuerdo.

Federico, ¡soy tan poco!
Apenas un palmo de orgullo entre las raíces del sol
brota del verso que milita
en la indolencia 
como aquelarre de piedras y cipreses
                                          a mansalva de los dioses.
Intento hacer rimas que se parezcan a ti
en este minuto de mieles inseguras
decir algo similar a tu corazón
algo
como los rascacielos
o esos niños de Brooklyn
                                          pisoteados...
Todo se transforma en candelabro y en higuera
o ángel sofocado en las entrañas:       
                                                  
                                                             prefiero pensar que tu alma
                                                             en las fibras de una rosa
                                                             perfuma, Lorca, y cabalga
                                                             antojos de mariposa…

Quiero lancear estos papeles en coartadas de otoño.
La Alhambra mueve mis guijarros
entre pañuelos de angustia
y llevo seca la garganta hacia las ojivas del tiempo
donde hamacas de la muerte nos columpian.
Tus pasos se han plantado entre las hojas.
Atraviesan mis arcos de mujer fría
                                                 donde el musgo reverdece.

Dos
somos dos partículas de distancia
acariciadas por el viento de veinte siglos
                                         sobre el pasto de la nieve.
Dos gotas de rocío.
Dos cadáveres y sus respectivas consecuencias.
Almas que parten y regresan tomadas de la mano
                                                   en romanceros y semilla.
Tus pasos saltan tras el óvalo de la alborada
y tus alas                       
¡ah!
tus alas persiguen esa luna deshojada que rebota en los cristales.

                                                 Esos ojos de tierra, tan callados
                                                 ese amor en la cumbre, misterioso
                                                 a poemas humildes van ligados
                                                 como fruto vital de árbol hermoso.

                                                 Si oscuro es tu soneto, delicioso
                                                 lo es, también, el estar enamorados
                                                 la Viña del Señor y el armonioso
                                                 deleite de las flores, liberados.

                                                 Te rompieron los sueños aquel día
                                                 verdugos del demonio que hoy regresan
                                                 con falso patriotismo y osadía

                                                 panteón ornamentado donde rezan
                                                 vil patraña, ceguera y cobardía:
                                                 insaciables serpientes que bostezan.

Federico,
¿cómo quitarnos el amor de entre las manos
si una bala atraviesa nuestros besos?
La palidez del alba retoma los helechos
en fragilidad de espuma
cuando la niebla respira por los poros de Granada
donde tu sangre
                      aún entona el ardor de la vida.
¿Dónde está la culpa?
¿En cuál ángulo del silencio
                                    se emancipa el hombre
y podremos tendernos a robar estrellas?

Federico Rojo
Federico Maricón
por ambas travesías arponearon tus cascadas.
¿Dónde se pudren tus huesos
                                         destinados al Nobel Infinito?
Federico, danos la paz del guerrero
que aprieta el gatillo y dispara rosas
                                                 verbo puro
                                                      y ruiseñores.

¿Sabes?
Dos tiros te hicieron inmortal aquella madrugada
de agosto
                cuando quisieron rompernos la poesía.  

mdenis©2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario