AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

domingo, 6 de noviembre de 2016


CONFESIONES A MARIO
                                                                    
Noche que acoge el canto del silencio.
Noche de los ecos en tu voz encendida.
Noche de eterno padrenuestro
                                       -latinoamericano-
en el sigilo de un póstumo NOSOTROS
los caídos y levantados
                                         y caídos
en el volátil ensueño
de una esperanza acorde
                                   a tus labios de poeta.
Ah, Benedetti, no tengo versos
que puedan aclamarte y llegar a la altura
                  del pájaro dulce que remonta el cielo.
¡No tengo versos!
No tengo versos que puedan rozar siquiera
el pétalo de tu palabra
                                       -¡a veces tan herida!-
No derramo versos sentimentales.
Ni siquiera logro plantar un beso
en el corazón de lo sublime.
¡Ah, Benedetti, aún estoy aprendiéndome la vida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario