AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

martes, 6 de diciembre de 2016

GRITO

Mientras solloza la tierra
dejo la cruz en el mar
y me pongo a llorar por ella.

No me cuelguen carteles sobre el pecho
ni patrias desmembradas o poemas.
Traigo alas rotas en el párpado
y la sangre de todos en las venas.

No preciso de anuncios comerciales
de Instagram, Pokémon o verbenas
pues para morir en un segundo
tampoco necesito la indulgencia.

No quiero que agiten mi utopía.
Traigo en el pico todas las banderas.
¡Dejadme dormir entre fantasmas
bajo el arrullo de paloma mensajera
en la Mezquita de Córdoba
o entre los brazos del Sena!

No soy fármaco ni madrugada
ni mano izquierda o derecha.
¡Dejadme ser sólo garganta
cuyos decibelios revienten las puertas!

No me cuelguen un árbol de los ojos
que siempre tropiezan con fronteras.
No escarben mi ADN en la nostalgia
ni se asombren de mi fórmula secreta
de existir desahuciando el esqueleto
en la imprecisión de las esquelas.

Cuando vean que me rompe el cansancio
no aten mi viña a rimas imperfectas
como nauseabundo trofeo
que enarbola en un suspiro sus anemias.

¡Dejadme ser sólo garganta!

                                                  Ruda caverna
                                                  de donde brotan molinos
                                                  y soy dulcinea
                                                  jardín y delirio
                                                  o feto de estrella.

Dejadme sólo ser garganta
que no acata las reglas
que para ello sólo me basta
la desobediencia.


MDenis©2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario