AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

lunes, 24 de octubre de 2011

¡AGUR, ETA!

TENEMOS QUE HACER UNA GRAN CASA

Adiós a las marionetas del terror
huéspedes que están en cualquier esquina
y nos manipulan
con sanguinolenta carcajada.
Adiós a la capucha
a las oscuras comparecencias
al desvelo que nos devora el zapato
de acudir a la vida.
Adiós al siniestro equívoco de las voces danzantes
sobre la húmeda cuerda
al irreverente muro que nos divide
entre rojas aguas y odio.

Hay angustia
ausencia
y tierra en las uñas
que no hallan el por qué de una bomba
y del oprobio.

Adiós:
no debo leer
no quiero escuchar
que otro crimen ronda los paneles de la soberbia
y viene silencioso
que la venganza
se mece en la cuna de los falsos ídolos
y profetas locuaces
carniceros
tras el velo del internacionalismo proletario
o independencia.
no debiera adjetivar este discurso
pero me siento comprometida con el sabor del vinagre
que cunde mis neuronas.
Adiós a los panfletos
al arrepentimiento que nunca llega
a los que esperan agachados por otra señal
sin pistoleros
y sin bocanadas de espanto
entre blancas mariposas.

Sé que tengo los nervios de punta
que como cualquier mujer desgarrada
traigo la histeria en la boca
en la inmediatez del suspiro o el llanto
porque me niego a engendrar otros fantasmas
entre tanta barricada y utopía.

Sé que tengo
ay Dios mío…

¡Agur ETA
por los siglos de los siglos:
dejadnos en paz!

2 comentarios:

  1. Que mayor clardad puede esperarse que la que contiene tu primer verso: "Adiós a las marionetas del terror..." HASTA NUNCA ETA!!!

    ResponderEliminar