AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

martes, 6 de diciembre de 2011

De BAJO EL CIELO DEL EXILIO

A VECES ENTRAN GANAS

Si no viene la aurora
tendré toda la oscuridad
para ponerla a tus pies.
Algún día
si me faltan lazos para atarme al crepúsculo
tendré otro corazón
para arruinar en la paciencia.
Me sentirás a mitad del espejismo
de golpe
en desacuerdo con la legislación vigente.
Mis desatinos son encrucijadas.
Agítalos
para que se desconozcan sus piedras.

3 comentarios:

  1. En desacuerdo con la legislación vigente...

    Impresionante poema, con dolor.

    Abrazos,, Marlene Denis!

    ResponderEliminar
  2. la vida no da piedras lubricadas.



    (Alejandro) ¡Sigo sin poder firmar!

    ResponderEliminar