AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

viernes, 20 de enero de 2012

XVIII


llevo fiebre en el poema
para situar al cordero
                            sobre el prado del alma
y hacerle pastar en las melancolías.
los ángeles perdieron el sendero
y es que las nubes merodean
                       mi instinto de pájaro.
¡ya no rezo!
todavía soy la muchacha que lamenta su jauría
y se postra en el  pétalo de la vergüenza.
soy la deudora
la incitación
el holocausto de corazones
                                              sobre la mesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario