AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

miércoles, 18 de enero de 2012

XVI


intento levantar un volcán
                                    una rosa
y aún así
vivo desterrada de mi cuerpo.
mi cuerpo
es el de los vanos oficios
donde se rompe la plegaria
pero invento un lugar
                                  diáfano
para todas mis entregas.
aquí la calle es un reloj
un lagarto de terciopelo
                               sin luz
mientras padezco mi vieja adolescencia
con su miércoles de ceniza
                                          perpetuo
                                                   profanado.

1 comentario:

  1. amiga! cuánta tristeza encierra este bello poema! Un abrazo gigante y un placer leerte por aqui!

    ResponderEliminar