AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

domingo, 12 de enero de 2014


                                                                                                                  (imagen tomada de la red)

3 comentarios:

  1. Opinión de una señora probablemente anciana que no comparto. La sociedad ni está enferma ni ha estado nunca enferma. Es (la sociedad) el conjunto de seres humanos que forman una nación, una tribu, un conjunto de ciudades o una asociación de villas o lugares. Por tanto, la sociedad recoge lo que sus miembros son. Unos enfermos (pocos) y la mayoría sanos, con sus trabajos, sus afanes, sus ilusiones, sus desengaños, y con clases rectoras, parasitarias o privilegiadas al frente. En definitiva, sólo hay una posibilidad de estar enfermo y se resume en tener la condición de ser humano. Sólo los homínidos y homínidas están enfermos. Las sociedades, jamás. Se regularán por leyes mejores o peores, funcionarán mejor o peor, habrá más igualdad o menos. Pero, ¿enfermas?, ni una. Y los seres humanos enfermos, a curarse. A dormir bien, a comer bien, a comunicarse y a moverse. Y si no vale con todo esto, al hospital, único lugar donde se pone coto a las bacterias, virus, infecciones y otros agresores a nuestra salud. Ya digo, esa señora estaba en la inopia o en babia cuando sentenciaba esa memez. Probablemente, era tan anciana que no la quedaban fuerzas para nada. Ni físicas ni cerebrales. Y lo más saludable es estar sano o sana. Lo demás no me interesa.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Santiago González Sacristán, no soy muy adicta a responder comentarios porque me ocupan otras obligaciones, pero este no puedo dejarlo pasar por alto, dada la connotación de sus palabras. Ante todo, se refiere a esta persona (Krishnamurti) como una anciana que estaba en la "inopia o en babia". Aclarar quiero, que selecciono con muchísimo cuidado a los grandes maestros o pensadores para enriquecer mi espacio, y este, particularmente, trabajó de forma ardua y concisa para llevar a cabo un cambio positivo en la sociedad global. Su actitud perseverante ante la vida, lo hizo merecedor de la Medalla de la Paz de la ONU en 1984, y a la edad de 90 años ofreció su última conferencia. Debe usted saber, además, que Jiddu Krishnamurti fue hombre (y para mí continuará siéndolo)
    En cuanto a lo referente a la "sociedad enferma" me ratifico. Vivimos en tiempos de envidia, corrupción, manipulación y vicios. y quiero mantener mi mente sana para afrontar cualquier embate.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hago mía la máxima de Krishnamurti y me ratifico en algo que canta Serrat (creo que es Pueblo Blanco). Esta tierra-sociedad va en detrimento y debemos mantener las mentes sanas si no queremos caer en bajezas y ruindades tan típicas en los tiempos que corren. Respetando el criterio del señor Santiago, para mi eventual cura prefiero remitirme a los "homínidos" antes que caer en manos de la actual Sanidad Pública española.

    ResponderEliminar