AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

miércoles, 16 de abril de 2014

MIÉRCOLES

                                                                                               Y entretejiendo una corona de espinas,
                                                                                   se la pusieron sobre la cabeza
                                                                                                Mateo 27,29

porque me duele el corazón servido a los pies del mundo. Aún se apresura una paloma, que venida del cielo, va repartiendo migajas de fe… Yo soy el forastero en tierra propia. Sin embargo, el amigo me volverá a negar. No podrá comer de mi cuerpo... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario