AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

martes, 11 de agosto de 2015

EXPLOSIÓN

 en la clandestinidad de la palabra, compañeros,
vengo a decirles que bla bla bla, pero no me dejan hablar sin ficharme.
vengo a testimoniar que las palabras hacen cola en el silencio,
que soy fantasma de los escándalos más rudos a las puertas del virtuosismo
y en la cicatriz de cada paredón que me desnuda a punta de pistola y astrolabio,
que no puedo entender la soledad al cumplirse nuestro voto de ternura
y no sé si verso endemoniado o discurso atan mi lengua a la desidia
o me hacen rea de la vergüenza
y de estas cuatro paredes que son un rincón más entre las espinas del mundo.
ya no puedo rebelarme sin faltar a la modestia.
no quiero envejecer como castillo medieval o lamebotas
ni ser euforia o coito en medio de la manada dócil.
jamás asistiré al festín de la justicia -al menos con zapatos-
jamás habrá JUSTICIA
ni toma de conciencia en copa de champán o caviares o puros habanos o...
tened en cuenta que la historia es una farsa:
mina que se advierte como coágulo de pobreza
                                                  en cada gemido de las tripas.

3 comentarios:

  1. Me resulta un muy bien logrado poema, amiga. Bien visceral, y de buen gusto estético.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. admiro tu actitud y tu estilo. saludos. (http://alejandrovargassanchez.blogspot.com

    ResponderEliminar