AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

jueves, 9 de marzo de 2017

Del 1er Encuentro Internacional del MPI, celebrado en marzo, 2016. Poema antologado en FLORES DEL DESIERTO




Y EL MUNDO LO SUPO… 
                                                   A Soraya

La niña retoza en el ombligo de la luna
La niña-feto-futura manzana en almíbar
La niña-ronda entre cardos, violetas y lilas
La niña muestra su aro de miel en la cintura.

Cuánto enigma por descifrar arrastra la brisa
en la piedra y trozo perfumado de su sangre
donde todo grito lastimero es barro y carne
más allá del eco, de la rabia y los estigmas.

Cuánta luz emana de la arena y de la espuma
en cada jirón de piel, en su blanca sonrisa,
en travesaños, rosales y crueles espinas,
en el agua que no aplaca la sed, en la bruma.

La llaga postrera no basta para alcanzarle
con esta sensación infinita de negrura
que lleva sin brida canto y duelo en la montura
al horizonte de un verso que en sus ojos late.

La niña-rota dilapidada por la vida
La niña-espejo donde destila nuestra imagen
La niña-mujer entre unas garras de barbarie
La Flor del Desierto que desangra nuestra risa.

2 comentarios:

  1. Denoto que tiene una activa e intensa vida intelectual, y de lucha por tus principioa, mi estimada amiga. Eso dice muy bien de tu persona; esa es la función del arte, más allá de la belleza, de lo estético, está lo ético. Tu arma es la pluma, y la usas con elegancia y dignidad. Te admiro.

    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar