AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

miércoles, 24 de mayo de 2017

LOS MUERTOS NO TIENEN PRECIO

Para qué preocuparme cotidianamente
si todas las cabezas están condenadas
al martirio de soñar entre escorpiones.
El pórtico de la buena fe me golpea el rostro
mientras arde frente al calendario
sin oráculo que abra playas en los ojos de una estrella.
Siempre ondean penas en la memoria
cuando el rocío hace entrada en nuestro acontecer.
¡Ay lágrima seductora en los reclamos!
¿Cómo no aferrar una sonrisa
que me lleve más allá de los reptiles?
Presiento la insensatez en los moradores del averno.
En resumen:
la ilusión convive con las bombas.

MDenis©estevientotandiabólico

6 comentarios:

  1. Qué bien discursa este poema, amiga. Me resulta muy bien logrado. Qué placer leerte.

    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Lo comparto en FB; porque no me sale el símbolo de Gogle

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tuyo, amigo. Mil gracias siempre!!!
      Abrazo

      Eliminar
  3. Cada mundo tiene la
    dimensión de sus instantes
    el cumulo de su historia
    en la debilidad de sus ayeres
    la vitalidad de su frecuencia
    y la fetidez de lo marchito.
    Cada pasaje es un trono y
    una corona
    la fertilidad de sus errores
    un maravedí y una limosna
    la causa que late
    en la confesión de su esencia
    cada despertar ofende con nuevos miedos.
    Un barniz viejo que se oculta y
    otro como el oro que florece
    un hambre no descifrada
    en un indulto a la ignorancia.

    preciosa poesía felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa también la tuya, Nelson.

      Siempre agradecida!!!

      Eliminar