AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

miércoles, 17 de febrero de 2010

DECLARACIÓN DE DULCINEA

no soy
nunca he sido esa muchacha...
alguno me pintó desde el fuego
y soy el humo
               de un tiempo inmemorial.
así
de repente
difuminada y ciega estoy
lejos de la casa
                         y tus molinos.
en mi canasta de sueños
los siglos agonizan.
todos los jinetes andan sin cabeza
                                          tras la gloria.
quizás por eso nos salvemos.
escucha el trotar de Rocinante...
a fin de cuentas
es el mundo sin paredes en el alma
el terrible augurio...
quizás por eso nos salvemos.
ya qué importa si los hombres
                   no han querido perdonarnos.

2 comentarios:

  1. ¡Requetebuenísimooooooo!

    ResponderEliminar
  2. Entre el barrido o fregado pasa el tiempo "Dulcinea", y esta siempre estuvo en el corazón de D.Quijote. A mi si me gusta ser "Dulcinea" (aunque solo por lo de dulce) pero a la moderna, brava, fuerte, y tenaz, delante siempre del caballero delgado y desgarbado, montado en su jamelgo "Rocinante" tan famélico y raro como su amo. ¡¡Mujer siempre... pero nada de sumisión y con la cabeza muy alta!!
    Una besada molt fort amiga, de la bruji MORIMÓ

    ResponderEliminar