AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

viernes, 10 de febrero de 2012

XXV


llevo en la nostalgia mi abanico
y un tibio temblor de hojas caídas
mientras salgo a buscar el perfume de la música.
quizás un duende ha vislumbrado mi demencia
o ayunó en los placeres
                                tras la noche remendada.
quizás padezco tu maldición
en torno a las bocas
que salpican sus nocturnas aves
y proponen que salte al mundo
                             con las manos vacías

1 comentario: