AQUÍ EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO

lunes, 13 de febrero de 2012

XXVI



tengo un nido de rabias.
la deriva no doblega
             a estos ovarios excomulgados
cuando la vida me sabe a campana
                                     a viejo inmueble
                                                         a hondura…
este oficio remueve la conciencia.
no suavices mis calles
a diestra y siniestra
                no puedo ser juana de arco.
los cuernos
                    implacables
                                           me flagelan
y no importa que me acusen:
no soy moneda de cambio.

1 comentario: